SIDENOR FORGINGS&CASTINGS, UN PROYECTO DE CRECIMIENTO EN UN ENTORNO INCIERTO

Sidenor Forgings&Castings es una empresa centenaria, ubicada en Reinosa (Cantabria),  dedicada a la fabricación y montaje de productos y componentes pesados de acero (de 1 a 150 toneladas como pieza unitaria y montajes de hasta 250 toneladas). Está presente en industrias como la Cementera, Petróleo, Minería, Energía, Siderurgia y Maquinaria Pesada y su nivel de exportación supera el 95% de su producción.

Inicia este año un ambicioso proyecto de crecimiento y expansión tras cambiar de propiedad en 2019. Su director Comercial y de Marketing, Borja Lambea, comparte con nosotros los retos a los que se enfrenta la Compañía en esta nueva andadura.

Erhardt Proyectos.- ¿Qué oportunidades habéis detectado en el contexto actual en el que estamos?

Borja Lambea.- A través de las relaciones y conocimiento de nuestros nuevos propietarios, estamos apostando por nuevos sectores y territorios en los que antes apenas teníamos presencia, como Norte América y Asia, e inmersos en el desarrollo de nuevos productos con mayor valor añadido, como la fabricación a través de refusión vía ESR, aceros especiales para la inyección de plástico, y aceros de herramientas o de alta aleación.

Aunque la situación actual  ha frenado algo el proyecto de expansión que tenemos por delante, haber defendido a toda costa “no parar” y cumplir con el compromiso adquirido con nuestros clientes respecto a los proyectos que teníamos en marcha, nos ha permitido demostrar que somos una de las empresas del sector más fiables, lo que nos ha abierto una oportunidad importante.

EP.- ¿Qué cambios han sido necesarios en vuestra organización para adaptaros a esta situación?

BL.- El gran cambio que nos ha requerido esta situación ha sido el modo de interacción con las personas, tanto a nivel interno, como con los clientes y proveedores. En los primeros meses de confinamiento, nos vimos obligados a repensar la forma de comunicarnos, coordinarnos y trabajar.

Tuvimos que echar mano del teletrabajo, con la complejidad de una empresa industrial como la nuestra, donde parte de la plantilla ha de estar físicamente en la planta para no parar la producción y el resto (ingenierías, comercial, compras, administración) “en remoto”. Fue necesario acelerar la adaptación de herramientas informáticas y cambiar determinadas capacidades y métodos o procesos, especialmente de los equipos que no están en planta, para mantener los compromisos adquiridos con los clientes.

También modificamos el modo de relacionarnos con los clientes, aún a sabiendas de que el “face to face” es clave en determinadas situaciones y momentos de la relación comercial.

En una videoconferencia el lenguaje no verbal no es tan evidente, se pierden muchos matices, por lo que tuvimos que desarrollar rápidamente otras capacidades para extraer éstos. La parte positiva es que a los clientes les ha ocurrido lo mismo, por lo que la adaptación ha sido rápida y así no hemos perdido conexión ni interacción con ellos.

Saldremos del COVID, pero la forma de relacionarnos e interactuar ha cambiado para siempre. Lo digital ha venido para quedarse.

EP.- ¿Cómo entendéis la digitalización? ¿Cómo la estais abordando?

BL.- La digitalización no es una opción y el que no se adapte a esta “nueva revolución industrial” que es la digital, se quedará en el camino. El COVID ha acelerado la “digitalización de la comunicación”, pero todavía quedan muchos conceptos empresariales por explotar.

Nosotros somos una empresa industrial pesada y durante muchos años creímos que la digitalización no tenía la misma utilidad que para otro tipo de empresas como por ejemplo las de servicio o consumo. En estos últimos años hemos visto que o corremos y aprovechamos las nuevas tecnologías para generar más valor y ser más competitivos o no podremos crecer tal y como deseamos.

Actualmente  estamos inmersos en un Proyecto de Adaptación a la Industria 4.0 bajo el que estamos apostando firmemente por el Cloud Computing, Business Analytics, Ciberseguridad y Simulaciones. Dentro de este marco, las siguientes tecnologías a emplear serán la Fabricación Aditiva y la Realidad Aumentada. Nuestro objetivo es ser en los 2-3 próximos años una SMART FACTORY.

La industria 4.0 va a cambiar la balanza económica, el mapa económico de las regiones, países y empresas. El que no se haya adaptado saldrá del mercado.

EP.- ¿Nos puedes indicar cuales son, en tu opinión, las claves en el futuro más inmediato?

BL.- Claro, las denomino como las 5 Claves para sobrevivir y seguir creciendo en este momento:

1ª.- NO FALLAR AL CLIENTE

Muchas empresas pierden el foco, se distraen con tecnologías, procesos, herramientas de apoyo, pero si fallas al cliente el resto sobra. “Sin cliente no se tiene nada”.

 2ª.- SER FLEXIBLES

Tenemos que adaptarnos con rapidez a la Industria 4.0, acelerando los cambios de capacidades y mentalidad que nos requiere. En el fondo la digitalización no deja de ser un cambio cultural, organizativo y operativo. Es hacer las cosas de forma distinta a como las veníamos haciendo.

 3ª.- APRENDER A GESTIONAR LA INCERTIDUMBRE

La incertidumbre ha venido para quedarse. El COVID nos ha dado una gran lección. La constante de los próximos años será la incertidumbre y tenemos que ser capaces de vivir con ella. Prepararse y adaptarse rápido son la clave, lo explicaba hace dos siglos Darwin.

4ª.- TRANSMITIR LA NECESIDAD DE CAMBIO A LA ORGANIZACIÓN

Para no quedarse en el camino, es necesario trabajar con las personas, conseguir que sean capaces de adaptarse de forma ágil a los cambios y a vivir en la incertidumbre. El mercado, los trabajos y las responsabilidades van a cambiar y las herramientas van a ser diferentes, por lo que es necesario que los equipos cambien. Tenemos que inculcar en los equipos que el cambio es necesario para seguir avanzando en el entorno actual.

5ª.- PROTEGER LA POSICIÓN DE CAJA

Puedes tener clientes, las capacidades y la tecnología adecuada, saber adaptarte a los cambios, contar con personas abiertas y con la actitud adecuada pero como no se asegure liquidez para afrontar los costes requeridos por el negocio éste morirá.

EP.- Muchas gracias Borja

Contacta con un experto