Conversamos con Alejandro Cañas, Subdirector de Erhardt Proyectos, y Responsable Técnico de la Unidad, sobre el valor de la Ingeniería de Transporte en el Sector de Carga de Proyectos. Todo ello en un mercado en proceso de adaptación a dos factores de actualidad: la Pandemia del COVID-19 y la irrupción masiva de las tecnologías digitales. Dos condicionantes que están cambiado la logística y el transporte a la hora de operar y relacionarse a nivel global.

Erhardt Proyectos.- ¿Qué aporta la Ingeniería de Transporte en la Carga de Proyectos Industriales?

Alejandro Cañas.- Sin duda contribuye con la progresiva profesionalización de la cadena logística. La apertura del sector, hace años, al perfil profesional tipo, ingeniero de transporte, ha aportado conocimiento tanto técnico como operativo, experiencia importada de otros sectores como la construcción naval, la obra civil o el sector industrial, y la aplicación de un conjunto de metodologías y herramientas asociadas al campo de la ingeniería, que se emplean para asegurar la máxima eficiencia, seguridad y fiabilidad en cada solución logística aplicada a los diferentes proyectos de transporte que desarrolla el mercado internacional.

Al conocimiento, la experiencia y a la metodología, se pueden añadir características intrínsecas de este perfil profesional, como son: una gran capacidad de esfuerzo, dedicación y compromiso por lo bien hecho, o la vocación natural que acompaña  a nuestros ingenieros de transporte. Todo ello, los convierte en un factor diferencial y objeto de deseo para cualquier equipo ganador.

El ingeniero de transporte aporta conocimiento técnico y operativo, experiencia importada de otros sectores y la aplicación de un conjunto de metodologías y herramientas asociadas al campo de la ingeniería, que se emplean para asegurar la máxima eficiencia, seguridad y fiabilidad en cada solución logística.

 

EP.- ¿En qué consiste realmente la Ingeniería de transporte?

AC.- Para entenderlo, es importante señalar que la ingeniería de transporte a la que nos referimos, se subscribe al desarrollo de proyectos industriales y a la logística necesaria para el transporte de la carga especial que estos proyectos requieren. La ingeniería de transporte comienza con una fase de Planificación previa de la operativa de transporte, lo que requiere analizar la Viabilidad Técnica y Económica de la misma, seleccionando los recursos y medios óptimos asociados a la arquitectura elegida para el transporte.

Acompañando este análisis, se elabora un Diseño conceptual y a medida de la operativa en cuestión, que incluye aspectos como el diseño de maniobras, estudios de medios y rutas, análisis de riegos y planes de mitigación, configuraciones especiales de medios y recursos o estructuras de transporte y aparejos a medida.

La siguiente fase consiste en el desarrollo de la denominada Ingeniería de detalle. Permite avanzar en la ejecución del diseño. En esta fase se incluyen capítulos tan dispares como: los contratos de los medios de transporte, los equipos especialistas que puedan formar parte de la cadena de subcontratación, los medios de manipulación de cargas, o por ejemplo la selección de materiales, fabricación en taller e instalación de estructuras auxiliares de transporte, lo que en sí mismo, podría considerarse un proyecto completo de ingeniería industrial dentro del gran conjunto de actuaciones que requiere una operativa compleja de ingeniería de transporte.

Con el diseño realizado, se alcanza la fase de ejecución operativa. Para asegurar su éxito, los ingenieros de transporte pueden asumir la dirección operativa de las diferentes fases del transporte, así como su supervisión y seguimiento continuo, hasta que la carga se entrega en su emplazamiento final, de forma segura, sin daño alguno y en el plazo y coste establecidos.

Como integrantes de la cadena de valor del cliente, hemos de ser capaces de poner a disposición de sus necesidades logísticas, la experiencia y el conocimiento de nuestros ingenieros de transporte y emplear las mismas herramientas que utilizan sus ingenieros, para hacer cálculos, realizar análisis y plantear soluciones, creando así un ecosistema común, con un lenguaje y forma compartida de entender la necesidad a resolver.

Como integrantes de la cadena de valor del cliente, hemos de ser capaces de crear un ecosistema común, capaz de compartir y entender la necesidad a resolver.

 

EP.- ¿Ingeniería de Transporte propia o subcontratada?

AC.– En el sector de servicios logísticos orientados al transporte especial, disponer de una oficina técnica propia, integrada además en el equipo operativo que gestiona los proyectos, proporciona sin duda una capacidad competitiva diferencial. No sólo garantiza la disponibilidad de técnicos a demanda de las distintas operaciones, sino que genera un proceso de enriquecimiento interno, ya que los profesionales se integran en un equipo multidisciplinar, asumiendo una amplia variedad de tareas que les permite desarrollar transversalmente sus habilidades profesionales, trasfiriendo conocimiento entre los miembros del equipo. Generando así un grupo profesional muy compacto, con un estilo propio y diferenciado de trabajo.

Estos ingenieros, alcanzan así un elevado conocimiento de otras facetas de la actividad logística. Diseñan teniendo en cuenta la eficiencia global de toda la cadena logística. En nuestro caso, hemos desarrollado una cultura laboral en la que los mismos ingenieros que diseñan la operación, la atienden y cuidan “in situ” cada detalle de las actividades necesarias para su correcto desarrollo. Acuden a la carga, inspeccionan los medios, la entrega de la mercancía, revisan diseños propios, coordinan, movilizan, y toman en definitiva una posición de control efectivo de la operativa, para asegurar su éxito.

Para ciertos clientes es absolutamente necesario, o desarrollas ingeniería de transporte con un equipo propio, o no puedes dar el servicio que ellos requieren.

Estos clientes buscan contratar servicios de transporte con ingeniería como valor añadido, para proyectos complejos en los que es necesario colaborar desde la fase de oferta, hasta la ejecución final del transporte con el objetivo claro de asegurar una ejecución operativa precisa y segura.

La subcontratación de una ingeniería externa a la empresa, o externa al equipo de operaciones de transporte, aunque flexibiliza los costes propios ante las posibles variaciones de demanda del mercado, añade dificultades al modelo de explotación, ya que no consigue un equipo integrado, especializado, en un proceso de enriquecimiento experimental continuo, y de alto rendimiento.

En general, desde mi experiencia en el mercado, si se reconoce y se valora una ingeniería in-house como la nuestra. Enviar uno de nuestros técnicos, profesionales de prestigio, a supervisar cualquier operación, incrementa las posibilidades de éxito ya que será capaz de gestionar y resolver cualquier imprevisto que pueda surgir, anulando, o al menos minimizando posibles impactos en plazo y coste.

Nuestros ingenieros tienen una gran vocación profesional y viven como propios, todos y cada uno de los proyectos en los que participan. Su conocimiento, experiencia y visión del servicio han hecho que nuestra tasa de incidentes en las operaciones gestionadas hasta hoy día sea tendente a cero.

Sin ingeniería de transporte no hay planificación y sin ella no es posible abordar proyectos de transportes complejos.

 

EP.- ¿Demostrar para Convencer o a la Inversa?

AC.- En nuestro mercado el proceso de compras no es emocional. No se hace por motivos subjetivos hacia el servicio ofertado. Es un proceso racional, tabulado y parametrizado en términos de alcance, plazos, viabilidad y coste. Pero sin embargo es un proceso dirigido por personas. Y ésas personas que representan los intereses de las empresas cliente, valoran la fiabilidad y la trazabilidad de las empresas ofertantes.

De hecho, muchos procesos de homologación exigen una experiencia previa y demostrable para poder formar parte de los proveedores seleccionados para ofertar servicios de logística.

Cuando accedemos a un cliente nuevo que no nos conoce, es habitual presentar nuestros trabajos relacionados con la logística que desea realizar, para poder convencerle de que nos den una primera oportunidad para ofertar en sus próximas ofertas. Y una vez ahí, la estrategia ganadora consiste en ser capaz de idear o encontrar la solución logística óptima, técnica y operativamente hablando, en el plazo y el presupuesto deseado por el proyecto.

Nuestros ingenieros son perfiles técnico-comerciales, de este modo son capaces de entender las necesidades inmediatas del cliente y avanzar al momento posibles ideas de cómo abordar la operación. Nuestra ingeniería es un pilar fundamental de nuestra estrategia Boutique&Unique, con la que en apenas dos años hemos conseguido ser un referente global en la Carga de Proyectos Industriales.

En nuestro sector la compra no es emocional, es un proceso racional en términos de alcance, plazos, viabilidad y coste.

 

Contacta con un experto