16 Junio 2020

La pandemia del Covid-19 ha provocado una crisis insólita, a nivel mundial y sin precedentes. Una situación que ha empujado a las empresas a acelerar su digitalización para garantizar la continuidad del negocio. Igor Muñiz, Director General de Erhardt Proyectos nos da su visión de las 5 claves que nos pueden ayudar a entender esta nueva situación.

¿TECNOLOGÍA? POR SUPUESTO, PERO SIEMPRE CON «CERCANÍA»

La cercanía es clave en momentos de inestabilidad e incertidumbre. Los clientes necesitan, más que nunca, sentir que estamos a su lado, que cuentan con nuestro apoyo y que su bienestar y el de su negocio es nuestra prioridad.

Para nosotros no hay distancias, seguimos accesibles 24/7 y acompañamos al cliente en la búsqueda de la mejor solución posible para cada necesidad o problema a resolver, apoyándonos en medios digitales (videoconferencia, correo, plataformas de servicio, …).

La situación requiere de equipos fuertes, de involucración de las partes interesadas. Solo de esta forma seremos capaces de obtener entre todos una nueva perspectiva del nuevo entorno en el que nos vamos a mover. Las empresas ahora, más que nunca, necesitamos colaborar y estar cerca para gestionar y buscar soluciones duraderas.

COMUNICAR, MOVILIZAR, ACTUAR

En un entorno inseguro y volátil como el actual, la comunicación continuada es esencial para reducir en lo posible el grado de intranquilidad que generan estas situaciones imprevistas para las que no contamos con patrones de actuación de referencia.

En los primeros días de la pandemia pensamos que una buena forma de ayudar a nuestros clientes era mantenerles informados puntualmente de los hechos más destacables de nuestro mercado, así que lanzamos un Boletín de Noticias Digital con tres ediciones a la semana.

La iniciativa ha sido bien valorada y les ha permitido conocer dónde estábamos y hacia dónde íbamos en todo momento. Dada la buena acogida hemos decidido lanzar una Newsletter online en la que los clientes encontrarán información del mercado y referencias de utilidad para ponerse a punto en este nuevo entorno que se ha venido a denominar  “nueva normalidad”.

FLEXIBILIDAD Y ADAPTACIÓN… QUICKLY!

Con anterioridad a la pandemia del Covid-19 ya sabíamos que el advenimiento imparable de la tecnología y la disminución de las tasas de crecimiento a largo plazo requerían de un proceso de innovación acelerada. Ya estábamos en ello, pero ahora el entorno nos exige acortar los plazos y transformarnos en una organización híbrida en la que se combine el saber, experiencia y resiliencia humana con la tecnología (la inteligencia artificial, la automatización de procesos).

La imposibilidad de movernos, relacionarnos y de trabajar presencialmente durante el Covid-19 nos ha obligado a todos a buscar formas alternativas de actuar para seguir manteniendo a flote nuestra actividad. Hemos apostado por el teletrabajo para adaptarnos al nuevo entorno acompañando los movimientos y necesidades de nuestros clientes, lo que nos ha permitido afianzar la relación con éstos y acceder a nuevas oportunidades. Internamente hemos evolucionado la operativa al objeto de hacerla más eficiente y acelerado el desarrollo de determinados elementos críticos para nuestro negocio. Estamos aprendiendo, estamos cambiando y solo el tiempo nos dirá si lo hemos hecho a la velocidad que los nuevos tiempos demandan.

INVOLUCRARSE PARA ANTICIPARSE

Atravesamos una época en la que se lucha por la supervivencia, hay que «jugar» a corto para tener opciones a largo. Pero aunque la supervivencia es lo más importante, tenemos que ser capaces de «jugar» a largo. Nadie duda que hoy estamos todos interconectados, por ello la supervivencia del sistema depende de la supervivencia de las organizaciones, y esta resiliencia solo será posible mediante la cooperación entre empresas y entre éstas y el poder público.

Probablemente no estemos ante una recuperación rápida, por ello es importante concentrarse en el medio y largo plazo. Los cambios pueden ser drásticos, debemos anticiparnos y focalizarnos en un modelo operativo renovado que ponga en práctica las capacidades necesarias para operar en este nuevo entorno, un entorno en el que el modelo de gestión de riesgos se ha convertido ya en una competencia central.

El mercado se ha visto trastocado de forma drástica por el Covid-19. Recoger información, analizarla y compartirla con nuestros clientes, nos ha permitido entender (juntos) lo que estaba ocurriendo, reaccionar anticipadamente a sus demandas y encontrar soluciones alternativas. Y ello con un alto grado de involucración por parte de todos.

DIGITALIZACIÓN, ANTES DISCRECIONAL, AHORA PRECEPTIVA

Lo digital había llegado para quedarse antes de que el Covid-19 nos obligara a confinarnos, pero si a algo positivo ha contribuido es a poner en evidencia la utilidad de lo digital. Nuestra apuesta por la digitalización de nuestra cadena de valor es clara. Nos permitirá ser más ágiles, personalizar más las soluciones y adaptarnos mejor a los cambios constantes que nos requieran los clientes. Por ello, nuestro equipo está trabajando en la digitalización de todos nuestros procesos, desde la preparación de ofertas hasta la gestión, cierre de cada proyecto y servicio post-venta.

Di Offer, nuestra plataforma de ofertas colaborativas es ya una realidad y en los próximos meses dispondremos denuevas soluciones digitales para la gestión inteligente de la totalidad de operaciones.

A fecha de hoy no podemos saber con certeza cuáles serán los cambios que esta crisis nos ha traido, pero no podemos esperar a tener una visión total clara y diáfana. Necesitamos comenzar a construir un modelo organizativo capaz de ajustarse a lo que suceda, un modelo organizativo bajo un espíritu de pioneros. Los pioneros no solo se adaptan a las nuevas necesidades cambiantes, también contribuyen a marcar las tendencias. En Erhardt Proyectos seguimos trabajando y esforzándonos para ser pioneros.

Igor Muñiz
Director General de Erhardt Proyectos

Contacta con un experto